Historia

Alicia Fernández y Perla Martínez fueron las docentes encargadas de colocar la piedra inaugural de lo que hoy es el Colegio Victoria Ocampo. Fundadoras de un proyecto educativo con particularidades y contenidos especiales.

El 6 de marzo del año 1989, la casona ubicada en Lavalle 15, primera sede del Colegio, modificó su aspecto y se llenó de júbilo. Era el comienzo del Ciclo Lectivo y los 36 alumnos iniciales, junto a docentes y familiares, ingresaban por primera vez a la institución para cumplir con los roles que la vida les había asignado en ese momento y lugar.

La formación académica y humana de las iniciadoras Alicia y Perla, signó los rasgos fundamentales de la propuesta -por entonces sólo primaria. Así la transmisión de enseñanza ajustada a los cánones de la currícula de la época también contemplaba el decidido avance en la construcción de un ambiente carismático que luego resultaría la esencia humanística del Colegio Victoria Ocampo.

Alicia Fernández

           Victoria Ocampo

Victoria Ocampo

El resultado de tan profundo ideario permite hoy el encuentro con ex alumnos docentes o familiares que conservan vívidas las anécdotas, los recuerdos y las enseñanzas recibidas.

El crecimiento no tardó en hacerse notar obligando a un pronto traslado a instalaciones mucho más cómodas. Cerca, exactamente en Chiclana 426. Atado al desarrollo del colegio y su matrícula, en 1991 se habilita el Primer Año de la Escuela Secundaria bajo la Dirección de la Profesora Adriana Val.

Es en 1995 cuando surge la intención primera de realizar una muestra cultural abierta a la comunidad. Un evento que luego se dió en llamar LA FERIA DEL LIBRO y cuya vigencia perduró durante 17 ediciones, varias de ellas declaradas de Interés Municipal por parte del Honorable Concejo Deliberante de nuestra ciudad.

La historia de la Feria trascendió fronteras y permitió que Colegio Victoria Ocampo realizara una verdadera tarea de inclusión, promoviendo la participación de alumnos de otros establecimientos públicos de gestión estatal y privada, a quienes les ofrece gratuitamente una logística de transporte en colectivo con el fin de acercarlos hasta la locación de la muestra.

?El Teatro Municipal se convirtió muchas veces en sede de la Feria presentando renombrados escritores nacionales de literatura infantil, dibujantes de la talla de Quino, Garaycochea o Maicas, el humorista Norman Erlich o la conductora televisiva “Canela”.

La Asociación de Padres del Colegio, junto a docentes y alumnos, trabajan intensamente durante más de una semana para organizar hasta los mínimos detalles de cada muestra, permitiendo el surgimiento de ideas, propuestas e iniciativas conjuntas en el grupo de trabajo, en pos de una loable tarea de comunicación, expansión y proyección del Colegio hacia la comunidad.

Por supuesto que existen otras razones por las cuales la gestión del Colegio Victoria se destaca notablemente. Los viajes educativos-recreativos brindan al alumnado nuevas y diferentes oportunidades de alcanzar la consolidación de vínculos con directivos, docentes, familiares y pares.

Se recuerda con nostalgia y satisfacción la excursión a Puerto Madryn para observar el singular espectáculo de las ballenas, tanto como el viaje que les permitió apreciar la Villa Victoria en la ciudad de Mar del Plata y reconocer la enorme tarea cultural que allí se realiza bajo la presencia latente de Victoria Ocampo. 

Villa Victoria,

  Mar del Plata

Pero la historia continúa, y año tras año, las nuevas divisiones de alumnos incorporan la experiencia de viajar, conocer, aprender y compartir momentos que quedarán en su recuerdo para siempre.

En el aspecto educativo, se conserva latente la oportunidad en que agentes del Ministerio de Educación de la Provincia, allá por 1998, se presentaron al mismo tiempo y sorpresivamente en todos los colegios secundarios de Bahía Blanca para evaluar a los alumnos de las divisiones de Quinto Año.

Cual no habrá sido el orgullo de toda la comunidad educativa del Colegio Victoria Ocampo cuando las páginas del diario La Nueva Provincia del domingo siguiente reflejaron que se había obtenido el primer puesto en la valoración de la calidad pedagógica.

En años subsiguientes, el resultado de estas evaluaciones han seguido mostrando en sitios de privilegio al Proyecto Educativo del Colegio, tan sólido y vigente como lo ha sido desde sus comienzos.

Ya en el año 2003, el colegio pasó a ocupar las instalaciones de calle Brown 236, en un edificio con planta baja y cinco pisos superiores que permite desarrollar toda la actividad en un marco de gran comodidad.

Lo cierto es que aquella idea primigenia, fruto del tesón, la voluntad y la sapiencia de Alicia Fernández, de Perla Martínez, de los equipos directivos, de docentes y auxiliares; continua vigente como una llama que no cesa de dar luz a nuevas generaciones.

El contenido inicial empecinado en la formación académica y humana sigue siendo la herramienta fundamental en un colegio de puertas abiertas, familiar, con mucha alegría y compromiso social.

                        Perla y Alicia

.